martes, 4 de julio de 2017

La justicia restaurativa, una auténtica ocasión para empezar de nuevo

Actualmente, más de un millón de niños y niñas en el mundo están detenidos en lugar de estar en la escuela. A veces, tienen grandes condenas, aunque a menudo las infracciones cometidas son pequeñas. Terre des hommes – Lausanne (Tdh – Ayuda a la infancia) lucha para que estos niños y niñas en Burkina Faso puedan responsabilizarse de sus actos, pero sin pasar por prisión.  
Kasim* tenía doce años cuando fue conducido a la comisaría de policía de Sin Nonghin (Burkina Faso) por robar dos bicis. Las causas de la infracción están esencialmente ligadas al contexto en que él ha crecido. La situación de Kasim no es una excepción. A la muerte de sus padres, fue recogido por su tía. Pasaba los días en la calle con otros niños y niñas del barrio, pues su tía no tenía medios para mandarlo a la escuela.     
En el arresto de Kasim, como cada vez que se trata de un menor, el comisario  informa inmediatamente a Tdh. Nuestros de expertos luchan en primera línea para que los derechos de los niños y niñas sean respetados y los menores  tengan realmente posibilidades de reconciliarse con su comunidad. La prisión debe quedar como el último recurso, pues es una auténtica escuela del crimen. Por esta razón, el sustituto del procurador nos confía a Kasim en vez de mandarlo a prisión. Nuestro trabajador social hace hincapié ante todo en una entrevista de reconciliación: la bici es devuelta a su propietario y Kasim debe presentar sus excusas a la víctima y al comité del barrio. Le hemos conseguido una plaza en un centro de educación y de formación profesional, donde al fin puede ir a clase, y seguir un aprendizaje.
«Durante mis visitas sobre el terreno, siempre me impresiona la voluntad de estos jóvenes por conseguir tener su vida en su mano. En nuestros proyectos de reintegración, la tasa de recidiva es espectacularmente más baja, pues los jóvenes a quienes acompañamos han comprendido sus actos, los han asumido y han reparado las consecuencias. Son muy conscientes de que se les ha ofrecido una segunda oportunidad y creedme, no están dispuestos a malgastarla», explica Vito Angelillo, director general de Tdh.
Después de dos años de formación, hemos organizado la vuelta de Kasim a la familia de su abuela. Kasim ha seguido cursos por la tarde y finalmente ha conseguido abrir su pequeña empresa de lavado de motos con dieciséis años! 

¿Qué es la justicia juvenil restaurativa? Lauriane Sallin y Gérard Demierre nos lo cuentan.


Fuente original: http://bit.ly/2sCo1nY